Periodismo cívico o periodismo 3.0

  • por
Periodismo ciudadano

El weblog una de las manifestaciones más representativas, de la Sociedad Digital y se considera el antecedente más evidente del fenómeno conocido como periodismo cívico o ciudadano.

Un blog es un sitio web que exhibe una serie de funcionalidades distintivas, una dinámica peculiar dominada por una frecuencia de actualización relativamente alta y un formato donde los contenidos se organizan en orden cronológico inverso, apareciendo en primer lugar (arriba) los más recientes. Es una jerarquía de texto, imágenes, objetos multimedia y datos, ordenados cronológicamente, soportados por un sistema de distribución de contenidos capaz de proporcionar la funcionalidad necesaria para distribuir esos contenidos con cierta frecuencia, exigiéndole unas capacidades técnicas mínimas, y que puede facilitar la construcción de conexiones sociales significativas o comunidades virtuales alrededor de cualquier tema de interés».

El término weblog fue acuñado en diciembre de 1997 por Jorn Barger. Dado que la primera acepción (weblog) recuerda al nombre por defecto que se asigna al fichero donde se registran las visitas en un servidor web, se prefirió la versión más corta (blog). En 1999, Peter Merholz propuso la frase “we blog”, inaugurando la utilización del verbo “bloguear”, del que se deduce el apelativo para quien realiza esta actividad, blogger. Branum (2001) propone el término bloggist (bloguista o blogista) para evitar la utilización del contradictorio blogger (bloguero o blogero) que coincide con el nombre de un conocido servicio de publicación).

Los weblogs son uno de los fenómenos más ilustrativos de lo que hoy por hoy representa el resurgir de Internet tras la crisis de las empresas puntocom a finales del siglo pasado y el renovado protagonismo de los usuarios como creadores. Su facilidad para la edición, su escaso o nulo coste y su potencial de propagación han trascendido la propia Red para convertirse en uno de los acontecimientos emblemáticos de la Nueva Sociedad de la Información. El usuario, como centro del nuevo formato, ha pasado a ser parte activa de Internet, retomando el espíritu ‘colaborativo’, tan alabado y al mismo tiempo añorado, por los pioneros de Internet

Periodismo 3.0 es la socialización de la información de actualidad por la irrupción de ciudadanos y fuentes en un foro público, donde se comunican directamente empleando medios digitales que generan un criterio social que sobrepasa la objetividad y la mediación de los medios tradicionales.  Surge también un nuevo espacio de comunicación donde los ciudadanos se revuelven contra la comunicación de masas y su capacidad de reducir la agenda pública a una agenda institucional, dominada por los poderes y las instituciones.

Cuando Walter Lippmann puso el periodismo bajo el dios de la objetividad no pensó que la verificación acabaría en la falta de imaginación y las puntas romas de gran parte del periodismo actual.

Los periodistas ciudadanos son herederos de una corriente del periodismo del siglo XX representada por el filósofo John Dewey y que  desembocaría en el periodismo cívico (civic o public  journalism), que entiende el periodismo como un arte democrático.

Richard Rorty, filósofo y heredero de Dewey, es señalado como el teórico de una concepción de la verdad que afecta radicalmente a la información: la verdad es imposible sin un acuerdo entre los miembros de una comunidad que buscan soluciones prácticas en su visión de la realidad (framing), que dará lugar al periodismo cívico y al Periodismo 3.0, su perfección gracias a la tecnología, que permite una cómoda interactividad e inmediatez para entablar conversaciones a las que muchos pueden tener acceso.

El objetivo del periodismo cívico y del Periodismo 3.0 es la acción, la resolución de problemas apoyada en el criterio social. No busca la contemplación y la reflexión democrática, sino la acción pública. Utilizar la información para intervenir y cambiar la vida social, comunitaria y política. La dimensión útil de la información se convierte en indispensable para mantener a los ciudadanos interesados en ella.

El Periodismo 3.0 es acción social y política, no sólo relato de los hechos. Sus practicantes son activistas, habitantes de la opinión pública crítica e ilustrada, que desde la Escuela de Frankfurt describiera Jürgen Habermas, unos años después de Dewey.